NOTICIAS

11 Mar

Dímelo al oído

En el placer no hay un manual para las palabras eróticas que te encienden a la hora de fusionarse en el deseo junto a tu pareja. Unas palabras con un toque íntimo, en el tono especial, con la cercanía justa y el calor de los labios son la llama que enciende todo.

Junto al contacto del cuerpo, las palabras son primordiales a la hora del sexo, susurrando palabras eróticas a tu compañer@ del encuentro que eleven la temperatura aumentando la lívido. Pronunciar palabras sucias o escucharlas tiene una carga erótica tremenda, tanto que estimula la transmisión de la dopamina, la que tiene una tremenda participación en el aumento de la excitación sexual.

Muchas veces hombres y mujeres se reprimen porque no tienen claro si al otro le gustará o si pensarán mal de ellos. Por eso, hay que buscar quien es la persona especial con la que puedes tener la confianza de liberar tu diccionario erótico en libertad.

Primero, recuerda que los gemidos son la comunicación por esencia del placer sexual, que acompañadas de palabras claves para motivar al otro los llevarán a la luna. Segundo, decir palabras eróticas no es utilizar conceptos sucios, si no que las que motivan a darlo todo, como “dame un poco más…”, “así, así”. Es cosa de ir probando que enciende para llegar al clímax.

Juega con tu nuevo diccionario erótico y vive un encuentro en llamas en una de nuestras habitaciones.

Leave a Reply